Sobre lo poco y mal que sabemos juzgar ”lo de ayer” desde la óptica “del hoy”

mujeres llorandoVamos a filosofar sobre lo poco y mal que sabemos juzgar ”lo de ayer” desde la óptica “del hoy”. Cuando entramos en un Museo y vemos delante de nosotros la obra pictórica de alguien que trabajó hace cinco siglos (por poner un ejemplo simple), deberíamos sentir un escalofrío de agradecimiento. Alguien, ajeno totalmente a que muchos años después se lograría ver su trabajo, creó una visión posiblemente inventada para alguien que le pagaba para ello; sin poder imaginar que tras varios siglos, muchas otras personas podrían observar su trabajo desde ópticas muy diversas.

Acudimos con artilugios inimaginables para aquel artista, nos llevamos en una cajita de plástico la imagen de su trabajo para multiplicar su visión entre gentes de todo el mundo, acudimos vestidos de ropas imposibles y de pensamientos ajenas al mundo que el autor conocía. Todo le sorprendería al autor de aquella obra que hoy vemos en el Museo.

Pero nosotros, los visitantes no sabemos casi nada de él, no podemos imaginarnos su vida ni su ambiente a la vez que observamos su trabajo terminado. Lo juzgamos desde “el hoy” sin valorar del todo que cada decisión se tomó hace muchos siglos en otro contexto.

Esto mismo, todo esto, sirve también para cualquier decisión que la vida nos entrega devuelta, unos años después. Analizarla con “el hoy” es bastardo. Se tomó “en el ayer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: