España va a cambiar. Pero no sabemos si a mejor o a peor

Estamos dentro de una tormenta política necesaria que debe terminar con cambios profundos en España. O no. Pocos dudamos de que estos tiempos son convulsos y de cambio, aunque muchos se impregnen del mantenimiento de su poder. Pero no es seguro que al final logremos mejorar. Depende de la sociedad que está en estos momentos entre preocupada y desafectada, entre dolida y cabreada, entre miedosa y olvidada.

Los políticos de carrera saben que al final tendrán que ser los ciudadanos que no hablan los que decidan, es decir, les importa tres pitos las mareas, los grupos de presión o las nuevas formas de señalar con el dedo en el ojo, que estemos quemando las últimas banderas de la democracia vieja. Creen controlar el tinglado a costa de los silenciosos.

Los viejos políticos que llevan casi 40 años dentro del sistema saben que estamos ante un cambio y por eso intentan sin que se note mucho desconectarlo, dominarlo si acaso, entenderlo si son capaces y controlarlo si se dejan. Son buenas gentes que creyeron (creímos) ferozmente en la democracia hace años, pero pensando que una vez conseguida ella sola se bastaría para seguir viva siempre. Pero hoy estamos entre dormidos y dominados. O creemos en la utopía, que no sé qué es peor.

Se han juntado varios factores que hacen inevitable un cocido nuevo, una receta distinta para satisfacer el futuro hambre que ya amenaza. Hambre de justicia, de cultura, de sociedad, de trabajo, de futuro, de juventud funcionando con independencia económica, de una democracia más real y menos funcionarial. Hambre incluso de comida.

Cuando entré dentro de la política me encontré con un vacío tremendo de sociedad que labora privadamente. Era tremendo e investigué en partidos distintos buscando si era igual en todos. Sí.

Los funcionarios son trabajadores, muchos de ellos muy entregados en su labor. Pero no deben ocupar (y no es su culpa, es de los que no participan) la inmensísima tropa del personal político inscrito en los partidos. Son gentes muy preparadas, inteligentes y trabajadoras, pero nunca han laborado bajo la presión de un despido, de un convenio colectivo, de un aumento de sueldo, de unos clientes que se pueden perder, de una inversión que te puede llevar al embargo, de tener que despedir o crecer, de innovar para seguir vivo, de un horario flexible en brutalidad, de unas condiciones laborables muy cambiantes. Su forma de entender y decidir es diferente, complementaria sí, pero se necesita urgentemente voz de los trabajadores y empresarios por cuenta ajena.

El factor de la territorialidad, del entendimiento de España como algo válido por más décadas, es imprescindible cuando sentimos que es delicado mantener incluso una sociedad válida o capaz de ser algo en comparación a sus vecinos europeos. Ahora no toca, decía Puyol hace años. Ahora no toca, es lo que toca decir.

La izquierda está tonta. Y digo tonta por ser leve. Mientras la derecha está organizada en decenas de grupos de presión escondidos, la izquierda se va disolviendo buscando precisamente la unidad y no consiguiéndola. Cuando más busca sinergias con otras izquierdas vecinas, más se da cuenta de que los odios le atenazan y no le dejan avanzar. El enemigo mental de la izquierda es otra izquierda. Jope con el desaguisado.

La derecha tiene un objetivo: Los (sus) beneficios.

La izquierda debería tener otro objetivo sencillo: Los objetivos de todos.

Pero mientras la derecha sabe mantener su objetivo aunque sea desde decenas de organizaciones distintas, la izquierda terminar por abrazar los objetivos de la derecha con el discurso de que busca los objetivos de todos. Primero yo y luego tú. Primero “mis” y luego “sus”. La izquierda busca mantener sus espacios sin compartir nunca con otros, que precisamente son “otras” izquierdas. Mientras tanto la sociedad está dejando de creer en nosotros al pensar que se busca solo mantener el nivel, el sillón, es espacio. Y hoy “el espacio” se ha movido de sitio caminando hacia la calle y el desempleo, la penuria y la injusticia.

No queda tiempo, o queda todo el tiempo. No hay muchas posibilidades de equivocación, la izquierda tiene pocos intentos para no agrisarse todavía más y sufrirlo durante más de otra década. Si en el 2015 no es capaz de ganar con claridad en España, se disolverá hasta yo no verla ya. ¿Podencos, Rubalcabas, Susanas o Cayo?

Mientras estamos disolviendo una juventud sin futuro a costa de mandarla de camareros a Europa, aplaudimos diciendo que es lo lógico cuando aquí no hay futuro laboral. España debe ser otra cosa que fábrica de servicio doméstico o de calle en una Europa que busca precisamente eso, esclavos bien preparados y con miedo. Si realmente queremos a España y nos la creemos. Si se nos llena la boca de hablar de España, debemos trabajar por España en vez de ponernos pulseritas o himnos en el móvil. Y esto sirve si cambiamos la palabra España por Aragón, Cataluña o Melilla. Menos bobadas inducidas por los que controlan y más ponerse a trabajar de verdad, cada uno de lo que sepa o se atreva. Que trabajar no siempre es algo que se hace para cobrar un sueldo.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: