Los bueyes nunca saben que son bueyes ni que trabajan para un dueño

bueyes empujando

Hay que molestar a los poderosos, hay que ser duros e inflexibles con los magnates del poder que hacen trampas, con los dueños de nuestro futuro y de su negocio a nuestra costa, con los avaros descamisados y los gobiernos que benefician a los ricos sean del nombre que sean, con los corrompidos por el dinero o el poder más si sonríen cuando lo explican.

Si demostramos la debilidad que ellos esperan de nosotros se crecerán aun más en sus trampas. Su obligación es la de ganar a costa nuestra y la de no dejarse molestar. Se defenderán contra los que incomodamos, pues además de tener y poseer la tierra quieren tener las razones y los cielos abiertos con todos los ángeles esperándoles. Ellos si que creen en su vida eterna, en los dioses fabricados por ellos. Y odian a los Jesucristo de verdad, a los que reparten pues los creen débiles.

Dominan las religiones, los políticos, sus bancos, las naciones, sus militares y guardias. Controlan los medios de comunicación y las justicias que se fabrican a su gusto. Dosifican las quejas del resto a su antojo, para lograr parecer sin que sean verdades que arrecien y molesten mucho.

Hay que recordar que la inmensa mayoría de los bueyes nunca saben que son bueyes ni que tiran de un carro pues se les tapa los ojos para que solo vean el camino por donde deben seguir empujando. Nunca se les permite ver el sol ni las veredas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: