La comunicación política a través de marcos mentales

Está en el debate de la comunicación política el uso de los marcos como herramienta muy útil para trasmitir, pero que en realidd se llevan empleando décadas por parte de algunos partidos políticos. Sobre todo son los partidos conservadores a través de sus asesores electorales los que mejor uso saben hacer de este modo de empaquetado del discurso para llegar mejor a la sociedad. Empaquetado que no siempre contiene palabras o largos discursos, sino a veces simples gestos y posicionamientos teóricos.

Los conservadores (en España el PP) saben que el éxito de su política pasa siempre por convencer a su sociedad de que ellos son o representan “los padres protectores” pero también hay que señalarlo: sin decirlo claramente. Los marcos sirven para hablar y explicar pero a través de un uso psicológico del mensaje. ¿Es manipular? Pues no más de lo que hacen los anuncios publicitarios o los titulares de los periódicos.

Los conservadores deben representar ante la sociedad el sentido común, la seriedad, el freno al despilfarro, la mesura, el análisis pausado y las soluciones inevitables ante los problemas creados por otros, los protectores antes las juergas de los jóvenes izquierdistas que solo buscan divertirse con la sociedad. Y todo esto lo enmarcan, lo empaquetan como con otros marcos lo hacemos los partidos progresistas.Gran parte de la sociedad admite estos marcos —muchas veces sin saber que lo hacen a través de unos marcos diseñados para ello— como las actuaciones básicas en toda gestión social. Efectivamente ante estos planteamientos “base”, estos marcos mentales, todos podríamos o incluso deberíamos ser conservadores. Todos deseamos que si algo se ha despilfarrado se tomen medias al respecto. Todos queremos ser protegidos aunque luego asumimos que hay muchas formas de protección, muchas maneras de ser protegidos si las cosas nos van mal. Todos necesitamos a un padre protector (aunque no lo admitamos). Todos exigimos mesura (aunque no la practiquemos). Unos desean tener encima a un padre protector como si fuera el Ángel de la Guardia y otros deseamos tener una justicia social como seguro de vida.

El éxito de estos marcos es cierto y por eso muchos trabajadores de turno que se levantan a las 5 de la mañana para trabajar, votan al PP en España o a los conservadores en el mundo. Entienden, se creen, que hay que recortar en pensiones pues hay un despilfarro brutal del que se aprovechan los jetas, o que hay que tener más militares pues hay que estar protegidos y con capacidad de defensa, o hay que revisar la sanidad pública pues ahora solo se atiende bien a los que saben gritar aunque nunca hayan cotizado, etc., etc.

Los marcos sirven para explicar lo que se desea de una manera sencilla pero sin que lo parezca, a través de titulares pero sin que se note. Un marco en comunicación debe ser repetitivo, corto y contundente, sencillo de entender pero no simple y sobre todo nunca violento ni chabacano, nunca superficial sino profundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: